Cuando menos te lo esperas…

Llámame loca porque hablo sola.

Llámame triste porque no me río.

Llámame puta porque veo un duende.

Llámame histérica por guardar lo mío.

Viólame y, luego, pídeme perdón.

(Pero puede que, para entonces, yo ya esté muy lejos.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: