Reparaciones

Esta mañana me han tirado en la ITV. Yo creía que estaba perfectamente, pero a esos inspectores los entrenan bien y siempre te descubren algún piloto roto donde una creía funcionar perfectamente.

Me ha dicho que la luz de freno trasera tiene fundido el fusible y que, aunque me parezca completamente prescindible para moverme por la ciudad, siempre que quiera disminuir la velocidad o detenerme me van a seguir pitando los coches ofendidos por no haber sido avisados, y que si quiero que dejen de ponerme nerviosa con su insoportable estridencia (o evitar que me den algún día por detrás), tengo que cambiarlo de una vez por todas para que no me dé más la lata, aunque no me apetezca lo más mínimo porque siempre encuentro algo mejor que hacer. Pero claro, como el piloto está detrás y no lo veo, yo pensaba que era preferible estar pendiente del dibujo de las ruedas y el depósito de la gasolina, que al fin y al cabo son los que me llevan. Pero no. Está claro que voy a tener que darle a eso de la mecánica en profundidad y hacer caso a los invisibles para que este viaje sea menos accidentado y más placentero.

También me ha dicho que tengo obstruido el sistema de ventilación y que me falta un tornillo, que por eso me dan sofocos. Que para desatascarlo de verdad, lo mejor que puedo hacer es deshacer mi percha favorita y meter el alambre por los conductos hasta conseguir expulsar las emociones anquilosadas que me impiden airearme como es debido. Que es mejor que lo haga yo sola, para que pueda reconocer aquéllas que me obstruyen y evitar que me vuelvan a atascar el alma en el futuro. Que me destile y le eche al circuito unas gotitas de esencia de moi para que aguante más tiempo, aunque siempre terminará atascándose, pues es un defecto que viene de fábrica.

Le he hecho caso y, la verdad, ha salido de todo. Como conduzco muy deprisa, el motor estaba pasado de rosca y funcionaba muy revolucionado, lo que consumía bastante combustible. Además, los amortiguadores estaban sobrecargados y empezaban a bloquear la dirección en los baches. Y en el circuito del sistema de ventilación había de todo; polvo del malo, alguna que otra decepción, la arena del reloj que se me rompió aquel día, alguien que no lo era tanto… en fin, mucho ruido y pocas nueces.

He prestado mucha atención a cada cosa que iba sacando a ver si, ya de paso, encontraba el tornillo que me faltaba. El mecánico me ha dicho que no las reutilice ni de coña, así que he tenido que caracterizar cada una para que las admitieran en el vertedero de residuos peligrosos, pero me da a mí que me he traído de vuelta parte del tóxico conmigo porque ahora me pica ahí mismo. ¿Por qué no me habré puesto unos guantes?

Por cierto, al final, ni rastro del tornillo.

Mercedes Benz. Janis Joplin

2 comentarios to “Reparaciones”

  1. La Fábrica S.L. Says:

    Querida mía:
    no le eches la culpa a la fábrica. Si alguna diferencia ha tenido en el proceso con respecto a otros, ha sido, la de no ponerte ese tornillo que tanto tiempo has perdido en buscar; te puedo asegurar que no hera necesario para su correcto funcionamiento y a la vez, lo hacía único.
    Mímalo, cuídalo y quiérelo como se merece; no te preocupes de los caminos, es un “todoterreno” y respecto a los amortiguadores, pierde cuidado, tienen garantía de por vida.
    Siempre a su servicio: La Fábrica

  2. Como iba a negarme Says:

    Me gusta que hayas vuelto… te pienso seguir, incluso con más interés que antes ;)

    ¿Pero por qué ese miedo a qué te den por detrás….?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: