Salir de la torre

Definitivamente, son raras.

Sus vidas comenzaron con varios años de diferencia, concretamente ocho, o nueve, ahora no recuerdo; sin embargo, este desfase cronológico no ha sido óbice para que se encuentren… y se reconozcan.

A la señorita Amapola no le gusta el cine, y Primavera tiene alma de pija. Definitivamente, sí, son raras, más aún cuando están juntas.

La señorita Amapola, como la princesa de un cuento (que no de una peli puesto que no le gustan) anda presa en la torre de un castillo. Todos los días mira por la ventana y ve los prados verdes que se extienden hasta el horizonte para confundirse con un cielo azul, violeta o gris, según sea el día. Y todos esos días, al mirar por la ventana, guarda la imagen en su retina, cierra los ojos, y sale volando de su prisión a recorrer esos campos que ya conoce de memoria. A la vuelta, aún conserva el aroma de las lilas, o de la tierra mojada si ha llovido, pero abre los ojos y la tristeza se instala nuevamente en ellos. La señorita Amapola, la princesa de mi cuento, está triste.

Ella nació para volar, para oler y para tocar la vida con cada célula de su cuerpo, pero en su prisión no puede sino morirse un poco más cada día. El ogro malvado la quiere solo para él. Es feo, sucio, hediondo y tan, tan, chiquitito que solo a través de Amapola cautiva consigue sentirse algo más grande. Es un ogro vampiro.

Primavera la conoció cuando tenía la condicional, un día junto al río cogiendo lilas. Desde entonces comparten el aroma… y la esencia.

La señorita Amapola es de letras y Primavera de ciencias, pero aunque su alma es de pija también lo es de alquimista, así que anda buscando la manera de transmutarse y meterse en la cabeza de Amapola (no será tan difícil, al fin y al cabo somos dos flores) solo por el tiempo justo que le permita enfrentarse al ogro que la tiene paralizada y, por supuesto, tomarse un café. Mientras tanto, la visita cada mañana y, desde debajo de la torre, le canta canciones de heroínas que vencieron a su ogro-vampiro. También ha conseguido amaestrar a una gusana de ojos saltones para que repte por la pared y consiga subir, burlando la vigilancia de su ogro-vampiro, y hacerle compañía.

Pero no es suficiente…

La señorita Amapola es rubia, Primavera morena.

Han decidido hacer del castillo un tablero de juego. Tres estancias, tres armas, tres jugadores (la señorita Amapola, Primavera y el Coronel Mostaza, mitad halcón mitad humano, recientemente incorporado al dúo que ahora es trío) y una única víctima: el ogro-vampiro, que siempre muere de diferentes maneras (Srta. Amapola con el cuchillo en la torre, srta. Primavera con el candelabro en la escalera, Coronel Mostaza con la cuerda en el antro, …); los días en que la señorita Amapola no puede escapar ni con la imaginación de su cruel prisión, juegan los tres al asesinato y el tiempo se hace liviano.

La señorita Amapola está presa, Primavera conoce esa prisión.

Y entre tanta alquimia, tanto «cluedo», viaje astral, ogro para arriba, ogro para abajo, canciones de heroínas, ecos lejanos, sueños de libertad en lo alto de una torre… la princesa un día descubre que el ogro no es tan ogro ni tan vampiro, no con ella porque es grande, mucho más grande que él, así que se calza sus «letizios» y con paso firme desciende por las escaleras –toc, toc, toc-, y se detiene a la altura del antro para que él pueda verla, hermosa, poderosa… fuerte.

Ante lo inesperado de la visión, el ogro-vampiro comienza a menguar, cada vez más encogido, cada segundo más arrugado. La luz que desprende la señorita Amapola lo ciega y le hace encogerse más todavía. ¿Y esa luz? La luz es ella. Es ella cuando es más ella que nunca. El carcelero intenta, en vano, levantar su brazo para retenerla, con esas garras, antaño aniquiladoras, que ahora se han convertido en pobres muñones… resulta más patético que aterrador, pero sobre todo chiquitito. El ogro-vampiro tiene ya el tamaño de una cucaracha. Ella cada vez es más grande.

Cuando la diferencia de tamaños llega a su clímax, la señorita Amapola levanta su «letizio» derecho para dar el paso que la conduzca a su libertad, se detiene un momento a la altura del ogro-vampiro-cucaracha y, cuando todos pensamos que se va a despedir de él como estamos imaginando, no se escucha nada, ningún crujido, la señorita Amapola lo pasa por alto y abandona el castillo, dejando tras de sí el eco de sus «letizios» y un pequeño amago de cucaracha que se retuerce de ira pero que nunca, nunca, volverá a ser grande, no para ella.

¡La señorita Amapola es imprevisible!

En el prado se ha organizado un picnic. Primavera y el Coronel Mostaza ultiman los preparativos: morcilla de Aldeanueva, aceitunas y pipas. La señorita Amapola aparece a lo lejos, guapísima, pero va caminando a trompicones, ¿qué sucede? Con «letizios» por el campo se hace difícil caminar y piensan “antes muerta que sencilla”.

La señorita Amapola, la princesa de mi cuento, ya no está triste. No siempre será feliz (¿acaso existe la felicidad?) pero la tristeza de la torre en la torre quedó, custodiada por una cucaracha que acaba de descubrir el aburrimiento.

La señorita Amapola comienza un camino, su amiga Primavera estará ahí siempre «con la distancia prudencial del que viaja todo el trayecto por el carril de al lado, exactamente a la misma velocidad…».

Te quiero.

P. D. : La señorita Amapola no sabe inglés, Primavera casi lo ha olvidado, pero como me sobran las ganas, aquí va un karaoke y traducido.

I wish I knew how it would feel to be free

I wish I knew how it would feel to be free
I wish I could break all the chains holding me
I wish I could say all the things that I should say
say ‘em loud, say ‘em clear
for the whole round world to hear.

I wish I could share all the love that’s in my heart
remove all the bars that keep us apart
I wish you could know what it means to be me
Then you’d see and agree
that every man should be free.

I wish I could give all I’m longing to give
I wish I could live like I’m longing to live
I wish that I could do all the things that I can do
though I’m way over due I’d be starting a new.

Well I wish I could be like a bird in the sky
how sweet it would be if I found I could fly
Oh I’d soar to the sun and look down at the sea

and I’d sing cos I’d know that
and I’d sing cos I’d know that
and I’d sing cos I’d know that
I’d know how it feels to be free
I’d know how it feels to be free
I’d know how it feels to be free

Me gustaría saber qué se siente al ser libre

Me gustaría saber qué se siente al ser libre.
Me gustaría romper todas las cadenas que me atan.
Me gustaría decir todo lo que debo decir,
alto y claro,
para que lo oiga el mundo entero.

Me gustaría poder compartir todo el amor de mi corazón.
Quitar las barreras que nos separan.
Me gustaría que pudieras saber qué significa ser yo.
Entonces comprenderías y reconocerías
que toda persona debe ser libre.

Me gustaría poder dar todo lo que quiero dar.
Me gustaría poder vivir como anhelo vivir.
Me gustaría poder hacer todas las cosas que sé hacer
y si mi camino se retrasa, empezaré uno nuevo.

Me gustaría poder ser como un pájaro en el cielo.
Qué dulce sería si descubriera que puedo volar.
Me elevaría hacia el cielo y miraría, abajo, el mar.

Y cantaría porque sabría que
Y cantaría porque sabría que
Y cantaría porque sabría que
Sabría que se siente al ser libre
Sabría que se siente al ser libre
Sabría que se siente al ser libre.

11 comentarios to “Salir de la torre”

  1. Como iba a negarme Says:

    Es el cuento más bonito que jamás he leído.
    Creo que acabaré aprendiéndomelo de memoria porque lo pienso releer cada vez que necesite escapar de la torre (y eso ocurrirá muchas veces) y cada vez que la tristeza se instalé en mi ( y eso será muchas veces más que la necesidad de escapar), y seguiré leyendolo cuando sea libre (aunque aún quede mucho tiempo rara eso).
    Yo también te quiero mucho, Primavera, mucho.
    Fdo. Amapola
    P.D. Te he llamado nada más leerlo porque necesitaba que me sonases los mocos, pero no estabas. Nos vemos mañana en el pinic. Besos

  2. perro verde Says:

    Definitivamente sí; es un cuento bonito.
    Me ha hecho reflexionar.
    Mientras lo leía (no había llegado al desenlace) me decía, yo podría darle a la señorita Amapola parte de la libertad que me sobra, porque todo en demasía es malo y tanta libertad a veces me desespera. No por eso echo en falta las cadenas.

    Un beso

    • Como iba a negarme Says:

      Querido perro verde,
      Nunca sobra libertad….el ser verdaderamente libre es lo que puede hacerte sentir que la tienes en demasía. Mil gracias por el ofrecimiento.

  3. la7columna Says:

    Srta. Amapola, celebro que le haya gustado. Estoy convencida de que podrás volverlo a leer desde tu libertad antes de lo que imaginas (aunque sea la interior). ¡Guapa, más que guapa! Mañana te veo de nuevo ;)
    Perro Verde, me pone usted los dientes largos con su ausencia de cadenas. Y no desesperes, ya te lazará alguna “lagarta” cuando menos te lo esperes, pero entonces estarás perdido y dejarás de ser asceta…
    Beso para ambos.

  4. Sí yo fuera Amapola me sentiría enormemente agradecida por esta oda a la amistad y canto a la esperanza que le brindas.
    No la conozco , pero debe ser una flor estupenda , como tu.
    Ánimo , la libertdad se encuentra de repente , está dentro de nosotros.
    Un beso muy gordo . Al próximo picnic me apunto!!!.

    • Como iba a negarme Says:

      Más que enormemente agradecida estoy, Cristina, porque esa oda a la amistad que ahora ha escrito, me la brinda todos los días.
      Un beso

  5. la7columna Says:

    ¡Hola Cris! Tan estupenda como tú. Un beso, amiga, y el picnic lo dejamos para La Ínsula el próximo fin de semana ¿sigue en pie?

  6. Como iba a negarme Says:

    Y es que no me canso de leerlo!!!!

  7. la7columna Says:

    ¡Cuánto me alegro!

  8. Como iba a negarme Says:

    Mañana iré con los “letizios” y cambiaré el cuento: aplastaré a la cucaracha.

    Otra vez, gracias!

  9. Anónimo Says:

    Y mañana…sin fuerzas para subirme a unos “letizios”…y eso que ahora tengo tres pares diferentes.

    Otra vez, gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: