Nueve días

Debo de haber tenido una vida muy interesante, lo que pasa es que no la recuerdo…

De vez en cuando me vienen retales de memoria, pero muy vagos, como el sueño que se esfuerza una en recordar y, por mucho que lo haga, no consigue recomponer del todo.

Un perro verde me acaba de regalar una fantasía envuelta en un atardecer y, mi amiga del alma, me ha obsequiado con un encuentro y una preciosa cita. Espero no olvidarlas.

vegetar.

(Del lat. vegetāre).

1. intr. Dicho de una planta: Germinar, nutrirse, crecer y aumentarse. U. t. c. prnl.

2. intr. Dicho de una persona: Vivir maquinalmente con vida meramente orgánica, comparable a la de las plantas.

3. intr. Disfrutar voluntariamente vida tranquila, exenta de trabajo y cuidados.

Servidora lleva nueve días vegetando al estilo de la tercera acepción del verbo, o lo que es lo mismo, con Tiempo, Tiempo y más Tiempo para hacer, sencillamente, «nada» (bonita palabra para este contexto). ¿Vida meramente orgánica, comparable a la de las plantas? Así dicho [mejor dicho, escrito (o mejor escrito, escrito)] estos nueve días también se ajustan a su segunda acepción aunque, si lo pienso, estos días de hacer, sencillamente, «nada» también me han servido para nutrirme, crecer y aumentar (se me fue mi cocinero y ya no como tan rico) o, lo que es lo mismo, la primera acepción del verbo vegetar. ¿Se podría decir, pues, que he vegetado en el más amplio sentido de la palabra?

Vegetar. Estado vegetativo. Hacer nada (o casi nada).

aburrir.

(Del lat. abhorrēre).

[…]

5. prnl. Fastidiarse, cansarse de algo, tomarle tedio.

6. prnl. Sufrir un estado de ánimo producido por falta de estímulos, diversiones o distracciones.

aburrimiento.

(De aburrir).

1. m. Cansancio, fastidio, tedio, originados generalmente por disgustos o molestias, o por no contar con algo que distraiga y divierta.

O sea, que si careces de estímulos, diversiones o distracciones, te tedia (¿te tedias?), te cansas y te fastidias o, lo que es lo mismo, te aburres.

Y aquí, de nuevo y como tantas veces, vuelvo a no encontrar mi lugar, en este caso, en el mundo de sus ilustrísimos los académicos y la definición que hacen de las palabras (por cierto, ¿por qué no han conjugado «tediar»?, tal vez mi amiga, alias Pica, pueda ayudar a eliminar de mi mente esta nueva y pequeña distracción. Pica, ¡¡manifiéstate e ilústranos, por favor!!). Ahora resulta que si vegeto, he de aburrirme por definición, pero si no me he aburrido ¿no he vegetado, entonces? ¡Puf!, otra distracción y un nuevo dilema.

A lo mejor, como debo de haber tenido una vida muy interesante, lo que pasa es que no la recuerdo…, tal vez olvide también las cosas que no me pasan y hacer, sencillamente, «nada» sea otra experiencia más perfectamente olvidable.

Sea que olvide el aburrimiento, o sea que me pase por el forro las definiciones de sus ilustrísimos los académicos y pueda hacer, sencillamente, nada, sin aburrirme, lo cierto es que estos nueve días me han servido para no-pensar y no-sentir o, lo que es lo mismo, recargar las baterías que nutren los pensamientos y los sentimientos y, en este curso que empieza (por fin me quité las orejas de burra, pasé de curso, cambié de centro y los lunes, a partir de ahora, serán otra cosa), poder pensar y sentir sin tener que atravesar la dura costra de demasiadascosasmalasquequemehanpasao capaz de distorsionar mis pensamientos y mis sentimientos,  y poder, de nuevo, pensar y sentir en positivo…

7 comentarios to “Nueve días”

  1. La fantasía me la regalaste tú a mí. Lastima que al menos no tenga cara.

  2. Como iba a negarme Says:

    Vegetar, aburrirse….. suena tan divertido!!!!!

    El encuentro y la preciosa cita debemos repetirlo aunque ninguna de las dos vuelva a tener tiempo de vegetar y/o aburrirse.

    TQM.

  3. anónimo Says:

    Te voy a contar un cuento.
    Erase una vez una niña que, desde muy pequeña, la gustaba mirarse al espejo no una , ni dos, ni tres, sino muchas veces al día; no lo hacía por coquetería, ni por vanidad, ni por sentirse la más guapa sino, simplemente, porque la gustaba lo que ese espejo reflejaba siempre que se ponía delante. Esa niña fue creciendo y, no por eso, dejó de mirarse al espejo; la seguía gustando lo que se reflejaba y, sobre todo, la seguridad y la fuerza que con el paso del tiempo iba tomando esa imagen.
    Poco a poco sus miradas a ese espejo fueron distanciándose, no tenía tiempo, estaba cansada … y llegó un momento en el que practicamente se olvidó del espejo.
    Un día de esos aburridos, planos, que parece que no van a acabar nunca, de un calor sofocante, tirada sobre el sofá de su casa, empezó a rememorar sucesos de su vida, que, aunque corta, habían sido muchos, variados e intensos y de repente, se acodó del espejo. ¿Donde estaba?.
    ¿Es que no había uno en toda la casa?. Por mucho que miraba, solo veía una tenue silueta reflejarse en los cristales de las ventanas de las habitaciones que iba recorriendo en la búsqueda y lo que veía, no la gustaba nada.
    Sin pensarlo dos veces se enfundó unos vaqueros, se puso una camiseta, se fue a IKEA y compró uno bien grande y como, además de guapa e inteligente, era una “manitas”, lo instaló en un momento. Aunque con recelo, se acercó a él lentamente hasta quedar totalmente encuadrada, miró su reflejo y así permaneció inmovil unos minutos hasta que esa imagen la devolvió una preciosa sonrisa. Volvía a ser ella.

  4. Como iba a negarme Says:

    No sabes cuanto lamento decirte, querida, que,por primera vez, no te he entendido…

    Volveré a leerme el cuento.

  5. la7columna Says:

    Lamento decirte que no fui yo quien escribió ese cuento… ¿Habrá sido mi Roldana? Podría ser, aunque por la hora se me hace extraño… A quienquiera que haya sido se lo agradezco y tomo nota, aunque no sé si será de IKEA…

  6. Mi estimada WatFlecht yo ando ahora en esas circunstancias, vegetando, tocándome la barriga, ¡ay! qué placer es no trabajar y estar de vacaciones, es más que recomendable.

  7. la7columna Says:

    Qué envidia tan malsana, Mr. Holmes, me acaba de producir usted mismo, y eso que no he pensado, si quiera, en el concierto de U2. Resérvame un pensamiento porfi… Besos para los dos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: